¿Escoba, mopa o aspiradora?

Tres herramientas para dejar reluciente el suelo de nuestra casa y eliminar los restos de suciedad y polvo pero ¿Sabes para qué y con qué tipo de suelo utilizar cada una?

ESCOBA

De las 3 opciones que planteamos es la más tradicional. En casa de nuestras abuelas y madres siempre se ha utilizado la escoba para barrer el suelo pero hoy en día tenemos una gran variedad de accesorios. La escoba la podemos seguir utilizando para realizar una primera limpieza general de la casa o en sitios concretos como la cocina con suelos de materiales duros para eliminar la suciedad más visible. Para el baño recomendamos escobas con cerdas de goma para recoger bien los restos de pelos y en suelos de madera, escobas con cerdas duras y realizar los movimientos suavemente para no rallarlo.

MOPA

La mejor opción para quitar el polvo sin levantarlo en suelos lisos. La mopa es ágil en el movimiento lo que reduce mucho el tiempo de limpieza y nos permite llegar a las rincones más difíciles. Es respetuosa con los suelos delicados y si tenemos animales domésticos, la mopa con recambios desechables nos ayudará a recoger los pelos de nuestras mascotas. Una vez en el suelo, la mopa se puede ir pasando en «ochos» o en zigzag paralelo, siempre procurando no levantarla del suelo para evitar dejar restos. Es necesario lavar la mopa después de cada uso en la lavadora a máxima temperatura y preferiblemente sin suavizante para que no pierda sus propiedades adherentes.

ASPIRADORA

Es la más costosa tanto en inversión económica como es agilidad. Transportar la aspiradora puede suponer un gran esfuerzo, sobre todo para la limpieza diaria pero puede resultar muy útil para el repaso general de alfombras y ranuras donde no accede ni la escoba ni la mopa o para suelos con moqueta donde necesita.

 

Te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *